divendres, 22 d’agost de 2008

GALIANO: ALTA TORTURA

Article publicat al web de Libera! per Alejandra García.
Dicen que “lo que es moda no incomoda” y nosotras, las mujeres, podemos dar fe de que no esto no es cierto: tacones de 15cms, monos de lycra que nos hacen entrar barriga y contener la respiración, escotes que debes llevar sin sujetador desafiando las leyes de la gravedad, con la gravedad de que lo que tenía que estar arriba te queda por la cintura… Sí, muchas veces, lo que es moda es incómodo y ridículo.

Tan ridículo como queda nuestro diseñador gibraltareño, John Galliano, que trabaja para la casa Dior, vestido de torero en el último desfile que presentó en París esta semana. La tendencia que estamos viviendo confunde lo friki con lo glamuroso, lo “chic” con la pantomima, y la alta costura con un menjunje de propuestas imposibles de ponerte sin parecer un payaso. Que un tío que a duras penas sabe hablar y que a lo único que se dedica es a torturar y dar muerte a toros en una plaza, toros que han sido afeitados y drogados (hechos que denuncian los taurinos más puristas), tal el caso de Cayetano Rivera, sea elegido como imagen de una firma como Armani, es preocupante. Y que ahora se sume a esta moda de alta tortura el frik de Galliano, es doblemente preocupante. Y digo doblemente porque hiere por dos lados: por uno, a nuestra sensibilidad como animalistas, porque no se puede hacer un icono de algo que representa una lacra para nuestra sociedad como es la tortura institucionalizada en forma de espectáculo de un animal; y por el otro, a nuestra sensibilidad estética, porque hay que ver qué horroroso que le queda al tío éste el traje de luces. A propósito de esta expresión: ¿necesitarán ponerse traje de luces para paliar la falta de luces intelectual?

Pues nada chicas, que ya hemos podido comprobar que no tenemos que suspirar por no tener un vestido de Dior ni de cualquier otro diseñador de firma, que el buen gusto no puede estar nunca en manos de ¿cerebros? como éstos (cosa que ya ha quedado patente, si no, miren la foto de marras). Para muestra de lo que esto genera, basta con darse un garbeo por las puertas de las distintas plazas de tortura de nuestro país: allí podréis ver qué elegante, qué chic, qué cool que es el público taurino. A juzgar por las apariencias, me atrevo a adelantarme a las tendencias de los diseñadores que se inspiran en las torturas de animales para sus colecciones, y así, el año que viene veremos cómo se lleva la dentadura incompleta, los tíos con la camisa abierta hasta la cintura mostrando la barriga cervecera, los calcetines con alpargatas y el aliento a alcohol. Si además no pueden hilar dos palabras seguidas que sean inteligibles, el look estará completo. Después no digan que no les avisé.

1 comentari: