dimarts, 21 d’abril de 2009

CARLOS HERRERA INSULTA ALS ABOLICIONISTES

Per a obrir la temporada taurina sevillana, la Real Maestranza de Caballería de Sevilla va organitzar al Teatro Lope de Vega, el XXVII Pregón Taurino.
Durant la disertació del periodista va formular vàries preguntes retòriques en forma d'insult cap als abolicionistes taurins:

"¿Quiénes son esa pandilla de imbéciles para decidir dónde puedo y dónde no puedo llevar a mis hijos?"

"¿Quiénes son unos golfos para declarar Barcelona ciudad antitaurina?"

"¿Quiénes son los diputados friquis para exigir a la
televisión que no se televisen corridas en horario infantil?"

A aquest personatge li recomanariem una xerradeta amb la seva companya de feina a Onda Cero, Julia Otero, que apart de contestar-li aquestes preguntes li podria donar unes quantes lliçons sobre el que és una democràcia.

1 comentari:

  1. Imbéciles? Golfos? Frikis? Señor Herrera, para haber estudiado usted una carrera, su educación deja mucho que desear. Comprendo que los taurinos están irrascibles porque ven que los "anti" les vamos ganando la carrera y que gracias a la evolución de la inteligencia emocional en este país (como eso no se estudia en la universidad, es lógico que desconozca esta terminología), se sientan atacados y que mientras hace años se mofaban de nosotros, ahora nos han elevado a la categoría de "enemigos" y no duden que tienen razón al etiquetarnos de esta guisa, pues esto es una guerra abierta, la de la tortura y el sadismo contra la sensibilidad y el respeto por otras formas de vida, pero de ahí a tener que faltarnos de una forma tan descarada y mal educada, permite entre ver que además de su falta de ética al declararse taurino públicamente, se aleja notablemente del respeto y la educación hacia las personas que no pensamos como usted.
    Debería de repasar sus principios y sopesar esa falta de valores que sin lugar a duda transmitirá a esos pobres hijos que han tenido la desgracia de tenerle como padre y a los que dictatorialmente somete y obliga a presenciar un acto cruel, en cuenta de esperar a que sean adultos y puedan juzgar estas crueldades por si mismos.
    Un saludito antitaurino y vegano señor Herrera y por supuesto, mis mayores deseos para que la justicia divina se apiade de su alma y le envíe luz para perdonar tantas aberraciones.

    ResponElimina